Frambuesa





Esta fruta nativa de Europa, sobre todo del norte de Asia, llamada Rubus idaeus, tiene como nombre común y muy conocido por la sociedad como “frambuesa”.
 

La planta de la frambuesa es un arbusto perenne que mide entre 1,5 y 2,5 milímetros de altura. Crece con frecuencia en los bosques o en las praderas, sobre todo donde el fuego ha dejado algún espacio abierto para que pueda medrar. Esta planta es de muy fácil para cultivarse y por lo general se va expandiendo, a menos que se la controle y se la pode con cierta frecuencia. 

Por lo general crece en suelos profundos y ácidos, los calcáreos desarrollan clorosis.
El fruto tiene el mismo nombre que la planta, y radica en una polidupa que tiene sabor muy fuerte y muy dulce.
 

La frambuesa madura por lo general a finales del verano o al principio de otoño.
Es una fruta muy parecida a la zarzamora pero mucho más pequeña y blanda.
 

Existen dos tipos de frambuesa; la frambuesa azul y la frambuesa negra que son originarias del continente americano.
En Asia hay muchas variedades de frambuesas, más de ciento ochenta tipos que todavía no han sido catalogadas.
 

En la actualidad existen dos clases de Rubus ideaus, una es americana y otra es occidental, de ambas se obtuvieron distintas variedades para poder mejorar la producción de los frutos que llegan a ser dos cosechas por año, una en la floración de primavera y otra en estival.
 

La frambuesa amarilla es una de las que más se adapta a zonas húmedas, crece generalmente en los campos, en las zonas pantanosas, en los bosques claros, etc. Se la consume se manera habitual en los países escandinavos en donde se presentan tres variedades;

  • Goldie
  • Amber
  • Fallgold

Las propiedades de la frambuesa


Las frutas poseen muchos nutrientes, entre ellos podemos encontrar el ácido elagico, que es una sustancia que puede ser muy buena para la quimio prevención de algunos tipos de cáncer.
 

Las frambuesas más oscuras, o sea las negras y las azules, poseen una cantidad considerable de antocianina, al igual que el ácido elagico, y un biofenol que se emplea contra los radicales del oxígeno, que son los que desarrollan la degeneración de las células y también de los órganos en los mamíferos.
 

Las frambuesas poseen vitamina C y compuestos fenólicos que se encuentran presentes sobre todo en las frambuesas rojas.
Los compuestos que son polifenolicos de las semillas de las frambuesas poseen efectos antioxidantes in vitro, pero no poseen efectos antioxidantes demostrados en las personas.
 

A pesar de que las cetonas de frambuesa que podemos encontrar en los aceites de semillas que se suelen comercializar como alimentos que sirven para bajar de peso, pero cabe aclarar que no existen evidencias clínicas en los seres humanos sobre estos efectos.
 

Los usos tradicionales que le han dado a esta fruta son generalmente para tratar problemas de salud relacionados con el organismo humano.
 

En la medicina tradicional de China se utiliza para depurar los riñones y el hígado.
 

Ingerir este producto también ayuda a limpiar las vías urinarias y elimina las toxinas del hígado y las que se encuentran en la sangre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mousse de Frambuesas

Pastel de frambuesas con glaseado de queso